domingo, 29 de mayo de 2011



+Para un padre nadie es la persona acertada para su hija, bajo la carne de padre.
-Pues a lo mejor no es la persona acertada, pero creo que tengo derecho a darme yo sola contra una pared ¿no crees?
+Claro. No sé igual, que si algún día te das contra esa pared necesitas que alguien te ponga una tirita, llámame, yo estaré por aquí ¿vale?

No hay comentarios:

Publicar un comentario