jueves, 9 de junio de 2011

Eres la razón por la que me despierto todos los días, para verte por casualidad yendo por la calle; y también eres la razón por la que no me quiero levantar, por que sé que tu no sientes nada por mí, que tú estás con otra persona y que ya no tengo fuerzas por que no puedo verte. Y, ¿sabes una cosa? Yo me despierto abrazada a un hueco vacío todas las mañanas, por que no estás tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario