lunes, 1 de agosto de 2011

Tengo ganas de llorar por la impotencia que me provocas cada mañana que abro los ojos cuando despierto y veo que no estás conmigo que aquí no ha cambiado nada, tengo ganas de arrasar con todo lo que se me ponga por delante de mi camino por la rabia que me provocas cada vez que pienso todo el tiempo que he desperdiciado contigo,¿pero sabes una cosa? Las personas que más daño te hacen son las que menos merecen la pena, no voy a volver a permitir que me veas mal por ti, por que al fin y al cabo lo que no mata fortalece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario