sábado, 12 de noviembre de 2011


Sí, lo sé, aún tengo millones y millones de cosas que aprender. Es cierto puede que no haya sentido aún lo que es amar, amar hasta conseguir rozar el cielo con mis manos o estar incluso por encima de él; a lo mejor tantos motivos para llorar como los ha tenido una persona adulta; a lo mejor soy una inmadura, una caprichosa, una mañaca; y es obvio que que no he conocido aún muchos sentimientos que tendré que conocer y me pillarán de improviso cuando los vaya a sentir, como otras muchas veces... Pero a pesar de todo esto, posiblemente haya conocido sentimientos tan fuertes, que me llenen de odio o alegría, que quiera llorar o reírme a carcajadas; y hay muchísima gente que no haya sentido todo lo que he sentido yo... No quiero decir que sea la única persona que lo ha pasado mal o completamente genial, por que es obvio que hay gente peor que yo, quiero decir que me quedan millones de cosas por experimentar, y que me quiero como soy, y por desgracia hay mucha gente que no se quiere, pero espero que lo aprendan a hacerlo pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario