domingo, 23 de diciembre de 2012

Facebook
Ese cosquilleo en la barriga, la sonrisa de oreja a oreja, las ganas de más, de que se pare el tiempo, de abrazarte y no soltarte, de tenerte durante una eternidad; aquí a mi lado, escuchando como me dices muy muy bajito que me quieres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario