miércoles, 3 de agosto de 2011


Por fin conseguí ignorar lo que era obvio que me mataba de celos por dentro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario